You can fool all the people some of the time, and some of the people all the time,
but you cannot fool all the people all the time.
(Abraham Lincoln)

martes, 20 de mayo de 2014

Lo gratis contra el capitalismo. O viceversa

El capitalismo triunfante de hoy en día es responsable no sólo del credo económico con el que nos hacen comulgar a todos queramos o no. También es responsable de ciertos cambios que ha producido sutilmente en el subconsciente individual y colectivo.
Así tengo la impresión de que el capitalismo y la mercantilización de todo lo que toca; el capitalismo, que sólo cree en lo que tiene un precio, aunque se lo invente especulando; el capitalismo para el que apenas existe una verdad, el mercado; ese capitalismo desprecia y abomina de lo gratuito y ha conseguido que los ciudadanos repudien y refuten lo que es gratis.
Las reacciones se ven en un par de ejemplos algo complejos. Uno puede estar esperando una hora en un taller de una marca de automóviles para ser atendido. Como va a pagar por la reparación de su coche, se aguanta estoicamente. Pero si tiene que aguardar cinco minutos en un servicio público de un ayuntamiento, de un hospital, de un juzgado… entonces se encrespa hasta límites insospechados.
Del mismo modo, bajo el imperio del capitalismo hay que seguir vendiendo los libros de poesía, para que no sean despreciados, no por su contenido sino por su gratuidad.
Pero yo sé que la naturaleza nos da gratis los atardeceres, las cataratas, las migraciones de las aves. Por eso querría que la poesía no tuviera que pagarse para “tenerla”, para poder disfrutarla, porque la poesía es algo que jamás podrá poseer nadie pagando como se abona un precio para ser dueño de una casa o una furgoneta.
Y para terminar, precisamente porque la naturaleza nos da gratis los atardeceres, las cataratas, las migraciones de las aves es por lo que tantos ciudadanos y empresas y gobiernos la desprecian y abusan de ella hasta poner en peligro de extinción al planeta. No es de extrañar que el medio ambiente haya empezado a tener cierta repercusión mediática sólo desde que se puso precio a la calidad del aire que respiramos asignando un “valor” en dólares o en euros a la tonelada de CO2.
Pero el hombre y su mundo es siempre más que la moneda que utiliza aunque el capitalismo no sea capaz de entender ese concepto.

[Postdata de “actualidad”: no puedo dejar de hacerme eco del suceso (literalmente, o sea, de la sección de sucesos de los periódicos, no de la sección de nacional) que ha acaparado los medios esta semana: el brutal asesinato de la presidenta de la Diputación Provincial de León. Simplemente quiero decir eso, que no creo que sea un asesinato político en modo alguno y que por tanto debería salir en la sección de sucesos, junto a cosas tan terribles como un asesinato de género o uno durante un atraco. Algunos, Isabel San Sebastián, por ejemplo, con su admirable capacidad para aprovecharse hasta de algo tan brutal como un asesinato, ha publicado este tuit: “El asesinato de Isabel Carrasco NO ES (mayúsculas en el original) una venganza personal, sino vinculada (sic) al cargo; quienes defienden los escraches personales tomen nota!”. Pues yo voy y creo que este asesinato despiadado no tiene nada que ver con la política sino con una especie de empresaria y una especie de asalariada (y su madre) y con un conflicto laboral generado, aparentemente (según dicen las noticias que han trascendido de la investigación) en este orden: una persona se queda a un escaño de ser concejala en las elecciones municipales; posteriormente es contratada por la Diputación Provincial como interina; ese contrato de interino desparece y la persona queda sin trabajo; y luego lo que ya sabemos en la pasarela sobre el río Bernesga de León.
La interina, según noticias de prensa (El Mundo) “había perdido un contencioso laboral con la Diputación de León y tenía que devolver cantidades indebidamente cobradas cuando fue trabajadora interina. De hecho, conoció hace pocos días la sentencia definitiva que le obligaba a reintegrar esos montantes salariales. Los investigadores sospechan que esta situación podría estar relacionada con el móvil del crimen. Pero es sólo una de las hipótesis en las que se trabaja… La madre de la interina ha confesado a la Policía que cometió el crimen por "inquina personal". En su declaración la detenida explicó que quiso vengarse por el trato que la empleadora había dado a su hija, que fue despedida de la institución provincial”.

No se trata, pues, de un asesinato político, ni siquiera del asesinato de un político, aunque la asesinada lo fuera, sino del homicidio de un contratador por una extrabajadora (a través de la mano homicida de su madre según parece)].

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada