You can fool all the people some of the time, and some of the people all the time,
but you cannot fool all the people all the time.
(Abraham Lincoln)

martes, 3 de junio de 2014

¿A quién le extraña?


Pero a quién puede extrañar que los ciudadanos den crecientemente la espalda a los autodenominados partidos “de gobierno”, los renqueantemente mayoritarios.

El Parlament catalán aprobó el jueves pasado una ley sobre el complejo de ocio y juego “BCN World de Tarragona”. Esta ley rebaja los impuestos del juego del 55% actual al 10% en Cataluña. La ley ha contado con el voto de CiU y PSC a favor de todo el proyecto. ERC y PP han apoyado casi todos los artículos.

La reforma legislativa para rebajar la fiscalidad del juego era una de las exigencias del grupo Veremonte, promotor que lidera el proyecto turístico y recreativo catalán, que amenazó con llevarse el proyecto a otro lugar si no se hacía efectiva.

Bendita decisión esta pues sabido es que no hay proyecto inversor más beneficioso para la ciudadanía que el juego, si descartamos el tráfico de armas. Y no descartamos la trata de blancas ni el narcotráfico pues no hay casino que se precie que no pueda presumir de fomentar con ganas el empleo, en concreto en camellos y prostitución.

Inexplicable que no se haya hecho antes, con la necesidad que hay en España de proyectos inversores de tecnología punta, innovadores, de futuro.

Y hablando de impuestos y de la desafección ciudadana de los partidos políticos valga también saber que en la misma semana Rajoy ha anunciado una rebaja del Impuesto de Sociedades del 30% al 25%.

Y ello mientras ya sabemos que el tipo medio del impuesto sobre la renta, el que grava a los humildes trabajadores, ha alcanzado máximos históricos con el PP. La subida del IRPF de 2011 y la del IVA y la supresión de las deducciones han hecho que los españoles, los de a pie, los que no tienen sociedades, ni empresas, ni fondos de inversión, ni paraísos fiscales, ni cajas B; los que no cobran bonus, ni indemnizaciones millonarias; los que no tienen contratos blindados ni jaguars en el aparcamiento de casa; los que pagan los globos de las fiestas de sus hijos; los españoles sin apellido paguen hoy más impuestos que nunca.

¿Y a usted le extraña el hartazgo de la gente?

(Estrambote: no se puede un día como éste no mencionar siquiera lo que algunos pretenden que sea la noticia del año, la abdicación del rey. No, la noticia del año es la miseria creciente en España, el desmantelamiento de lo público en beneficio de las empresas privadas a las que el señor Rajoy vuelve a bajar el impuesto de sociedades. Pero si hay que comentar la menudencia de la jubilación de nuestro rey, simplemente diré que lo más razonable sería preguntar específicamente a los españoles si queremos monarquía o república. Al fin y al cabo tengo la convicción de que en esta castiza España de charanga y pandereta ganaría el sí a la monarquía, así que no se entendería que esos grandes partidos de los que abomino en esta entrada, los que se ponen de acuerdo para bajar impuestos a los ricos y subírselos a los pobres, los que elevan a los altares constitucionales el déficit público, no se pusieran de acuerdo para hacer un referéndum sobre monarquía o república).

Fotografías de wikipedia y elmundano.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada